Tema 8. Teatro del siglo XX hasta 1939.

A diferencia de otros géneros, el dramático precisa contar necesariamente con el espectador. Esta circunstancia condiciona la creación de los autores teatrales, pues en esta época el publico es reacio a los cambios bruscos. Los dramaturgos se inclinarán por alguna de estas opciones :
- Proponer obras del agrado del espectador bien construidas técnicamente, de carácter comercial y burgués. Se trata del denominado teatro triunfante.
  • Teatro continuador del Realismo del s. XlX. Su principal representante Jacinto Benavente. Se amoldó a los gustos mayoritarios y censuró pequeños vicios en las obras. Tiene un escaso sentido crítico. Los intereses creados y La Malquerida.
  • Teatro poético en verso, que mezcla aspectos del Romanticismo y del Modernismo. Sobresalen Villaespesa, Marquina (En Flandes se ha puesto el sol) y los hermanos Machado (La Lola se va a los puertos).
  • Teatro cómico. Hermanos Álvarez Quintero con una ambientación andaluza, dominio teatral y recursos de humor. Destacan El genio alegre, La malvaloca, La puebla de las mujeres.
Además, Carlos Arniches creador de la tragedia grotesca, y su obra La señorita Trevélez. Y por último, Pedro Muñoz Seca, creador de un nuevo género, el astracán, y su obra La venganza de don Mendo.
- Crear un teatro vanguardista que sorprenda al espectador y que contenga una elevada carga crítica, normalmente de orientación antiburguesa.
  • Para Unamuno, lo único importante es el conflicto entre los personajes: Fedra y El Otro. Azorín también realizará intentos renovadores de escaso éxito (Lo invisible).
  • Jacinto Gau, El señor de Pigmalión.
  • Jardiel Poncela y Miguel Mihura, realizan una importante labor de renovación en el teatro humorístico español.

Ramón Mª del Valle-Inclán
El teatro del Valle se caracterizan por un constante esfuerzo por renovar la escena española. Es uno de los dramaturgos españoles más importantes.Se pueden constatar varias tendencias o ciclos:
-Ciclo del mito. Constituido por obras como Divinas Palabras o La trilogía Comedias bárbaras, caracterizadas por un espacio gallego primitivo.
-Ciclo de farsa. En obras como La marquesa Rosalinda selecciona un espacio más estilizado y ridículo.
-Ciclo del esperpento.
Valle-Inclán encuentra la fórmula en la que cuajan las líneas anteriores: el esperpento. Se trata de un género literario propio, basado en la deformación sistemática de personajes y valores, con la que ofrece una denuncia de la sociedad española contemporánea.
Los personajes son seres grotescos en un mundo grotesco, semejantes a marionetas ridículas y de pesadilla, aunque en ocasiones el autor tenga un gesto de ternura hacia ellas.

Otros rasgos formales de los esperpentos son los siguientes:
-El uso de contrastes.
-La riqueza del lenguaje, cuidadosamente elaborado y muy personal, en el que hay una estilización de registros diferentes.
-Las acotaciones teatrales, muy literarias, que adquieren valor en si mismas.
-Los numerosos personajes y los continuos cambios de espacio y tiempo entre las escenas.
El mecanismo no es la mitificación sino todo lo contrario, la desmitificación de la realidad, del presente vivo del escritor. Destaca la trilogía Martes de carnaval, formada por Los cuernos de don Friolera, Las galas del difunto y La hija del capitán.
La obra que abre el ciclo esperpéntico es Luces de bohemia.

Federico García Lorca
Su teatro supone un intento constante de depuración y una búsqueda de la pureza original del teatro clásico y popular. Además, tiene un gran valor universal. Su teatro parte de 3 principios:
  • Depurar el teatro poético
  • Integrar en su dramaturgia tanto las tendencias vanguardistas como los rasgos propios del teatro tradicional.
  • Acercar el teatro al pueblo.
En cuanto a su temática, elige a una mujer que representa el ansia de libertad en una sociedad patriarcal y machista. Y se produce un fuerte enfrentamiento de dos series de fuerzas: por un lado, orden, tradición, realidad y colectividad (principio de autoridad); y por otro, imaginación, deseo, individualidad (principio de libertad).
A ellos se suma la influencia del amor, normalmente imposible; y como consecuencia surge la frustración, que es el eje fundamental de sus mejores obras: Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba.
  • Clasificación del teatro de Lorca:
Su primer intento dramático, El maleficio de la mariposa, resultó fallido. Esta comedia contiene ya los temas presentes en los títulos posteriores: el amor, la muerte, el deseo, la ilusión.
-Las farsas: Tragicomedia de Don Cristóbal y la Señá Rosita es una farsa de guiñol, al igual que el Retablillo de Don Cristóbal. Esta línea teatral de las farsas tienen otros ejemplos, aunque pensados para su representación por actores: La zapatera prodigiosa y Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín, que provocan una risa amarga.
-El teatro lírico: Mariana Pineda supone la primera tentativa de acercamiento al drama lírico, al representar la historia de la heroína ajusticiada por bordar una bandera republicana.
-El teatro surrealista y comprometido: En El público Lorca, con gran complejidad técnica, despliega la historia de un amor homosexual: un hombre busca el amor completo y puro, pero se encuentra con el público que no admite relaciones distintas a las que permite la Iglesia.
La inacabada Comedia sin título es una premonición de la Guerra Civil. Esta obra une a sus rasgos surrealistas una intención social y didáctica, con su interpelación directa al público.
-Los dramas rurales: Las obras más importantes de Lorca forman la llamada trilogía rural: Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba. Las tres presentan rasgos comunes: la índole sexual de los problemas tratados, la mujer como protagonista, la ambientación en el campo andaluz y el desenlace trágico.
*Bodas de sangre representa los preparativos de una boda. Pero cuando la unión se va a celebrar, aparece Leonardo, antiguo amor de La Novia, y ambos huyen. Tiene un final trágico.
*Yerma trata el drama de la mujer estéril.
*La casa de Bernarda Alba es un drama sobrecogedor e intenso. Bernanda Alba, a la muerte de su segundo marido, impone un luto de ocho años a sus cinco hijas. Cuando Pepe el Romano se compromete con Angustias, la hija mayor, se desencadena una lucha de pasiones entre Adela y Martirio, que conducirá a un trágico final. La casa de Bernarda Alba es la cumbre teatral de Lorca, en la que vienen a confluir sus grandes obsesiones.