(Resumen de Raquel Jiménez y Elena Herrera)

EL TEATRO DESDE 1940 A NUESTROS DÍAS

1. EL TEATRO EN LOS AÑOS CUARENTA Y CINCUENTAAA

El impacto de la Guerra Civil sobre el género teatral fue muy importante. A la muerte y exilio de autores, directores y actores, se le sumó el aumento de presiones comerciales que afectan al teatro desde 1939.
En los años cincuenta se escribe un teatro realista y comprometido que la censura impidió su representación.

1.1. EL TEATRO DE LOS AÑOS CUARENTA

El teatro de este periodo está condicionado por la sociedad burguesa del momento y dirigido a su ideología. Desde el punto de vista de las representaciones teatrales, hay varias corrientes:
  • El teatro cómico, heredero del sainete, lleno de situaciones tópicas y chistes lingüísticos.
  • El teatro histórico-político que invitaba a olvidar la realidad y cantaba glorias y héroes del pasado (Alba de América, Locura de amor, etc.).
Desde el punto de vista de la creación dramática, hay dos tipos que sobresalen:
  • El drama burgués, con autores como Calvo-Sotelo, José López Rubio, Edgar Neville y Benavente. Ya sean comedias de evasión o dramas ideológicos, defienden valores conservadores.
  • El teatro de humor, en el que se destaca a Enrique Jardiel Poncela, que trata de crear situaciones tan absurdas que provocan risa. Rompe con las formas tradicionales del humor. Sin embargo, sus obras chocaron con una crítica y un público cerrados a la comprensión de su originalidad. Su obra más importante fue Eloísa está debajo de un almendro.
El autor más importante fue Miguel Mihura (1905-1977), cuya obra más importante es Tres sombreros de copa. Sus características fueron un humor cercano a lo absurdo y la burla de los hábitos burgueses. Renunció al éxito y se decantó por comedias convencionales. Otra obra puede ser Ninette y un señor de Murcia.

1.2. EL TEATRO REALISTA DE PROTESTA Y DENUNCIA.

La década de los cincuenta se abre con tres importantes estrenos: Historia de una escalera, de Antonio Bueno Vallejo; Tres sombreros de copa, de Miguel Mihura; y Escuadra hacia la muerte, de Alfonso Sastre. En ellos aparecía un existencialismo que derivará después hacia la preocupación social.
  • Temas: abordan problemas de obreros o gente humilde, destacando las desigualdades sociales y la falta de humanidad. Muchas piezas nunca llegaron al escenario por lo que puede hablarse de un teatro soterrado.
  • Predominio del realismo: se imitan espacios cotidianos y el lenguaje se esfuerza por reproducir el habla correspondiente a las distintas clases sociales. Alfonso Sastre emplea el enfoque metafísico, la denuncia del militarismo o la investigación lingüística. Por su parte, Lauro Olmo, en La camisa, crea un drama proletario con elementos tomados del sainete.

1.3. LA OBRA TEATRAL DE ANTONIO BUERO VALLEJO

Antonio Buero Vallejo (1916-2000) es el dramaturgo más importante durante el período franquista. Su producción, desde Historia de una escalera, está marcada por el compromiso ante los temas humanos más universales (existencial o social).
  • Su género preferido es la tragedia, pretende la catarsis del espectador: este debe conmoverse ante lo representado y sentirse impulsado a luchar para labrarse su propio destino. El teatro ofrece los problemas, no las soluciones.
  • El dialogo ocupa un papel importante, se caracteriza por su densidad, hondura y precisión.
  • Los aspectos espectaculares también son importantes. El espacio escénico se describe con minuciosidad porque los objetos y el ambiente adquieren un significado concreto. Los gestos de los actores y sus movimientos responden a profundas motivaciones internas. La música, los ruidos y los juegos de luces aportan elementos necesarios para el significado global.
Entre sus obras destacan los dramas históricos, como Un soñador para un pueblo. También son frecuentes los dramas de personajes con taras, cuyas limitaciones físicas simbolizan las limitaciones humanas para enfrentarse a la realidad: El concierto de San Ovidio.

2. EL TEATRO DESDE LOS AÑOS 60 HASTA LA ACTUALIDAD

En la década de los sesenta surge un movimiento de renovación caracterizado por un acercamiento a las corrientes renovadoras que durante el siglo se estaban desarrollando en el mundo (teatro épico, teatro underground y teatro del absurdo). Tras el final de la dictadura, el teatro experimentó una crisis importante. En las últimas décadas, los apoyos institucionales han garantizado la supervivencia del teatro.

2.1. NUEVAS FORMAS DE EXPRESIÓN DRÁMATICA

Surgen los grupos de teatro independiente, colectivos cuya actividad renovadora se desarrolla al margen de los circuitos culturales establecidos, a pesar de los obstáculos políticos y económicos que encuentran ( Els Joglars, Tábano, Los Goliardos y el Teatro Experimental Independiente)
Sus características generales eran:
  • Creación colectiva de la obra.
  • Escasa valoración del texto.
  • Enfoques críticos que no se limitan a lo político y a lo social.
  • La ruptura de las convenciones escénicas de espacio y tiempo.
Los autores individuales se enfrentaron con más obstáculos, ya que continuaron siendo fuertemente críticos y sus novedades estéticas no fueron aceptadas por un público y una crítica muy conservadores (teatro soterrado o subterráneo).
  • Francisco Nieva etiqueta su creación como teatro furioso. Su obra más importante fue La carroza de plomo candente.
  • Fernando Arrabal. Su teatro pánico, provocador y rebelde, recoge elementos de las vanguardias y del teatro del absurdo. Sus obras más importantes fueron Pic-Nic y El cementerio de automóviles.

2.2. EL TEATRO DESDE 1975

Tras el fin de la dictadura se producen dos tendencias en el teatro español: la primera consistió en montar obras de autores consagrados; la segunda se proponía recobrar los textos silenciados del pasado.
La expectación que en el ámbito teatral levantó la llegada de la democracia fue enorme: por fin se podría hacer un teatro en libertad, se conseguirían ayudas institucionales... Pero el público no asimila los cambios, abandona los teatros y rechaza los montajes vanguardistas.
Como reacción se regresa a un tipo de teatro más convencional. Entre los autores destacados se encuentran:
  • Antonio Gala alterna el simbolismo con dramas realistas o recreaciones históricas. Sus protagonistas son generalmente mujeres y sus temas tratan sobre conflictos individuales (amor, soledad, etc.) Sus títulos más conocidos son Anillos para una dama y Los verdes campos del Edén.
  • José Luis Alonso de Santos cultiva una comedia que refleja aspectos de la sociedad actual en La estanquera de Vallecas y Bajarse al moro.
  • El actor Fernando Fernán Gómez, también dentro del realismo, alcanzó un resonante triunfo con Las bicicletas son para el verano.
  • José Luis Sanchis Sinisterra es un autor que combina el teatro tradicional y las formas contemporáneas en obras que reflexionan sobre la naturaleza del propio teatro como ¡Ay, Carmela! o Valeria y los pájaros.
El panorama de estos últimos años es variado y cambiante y predomina el teatro comercial e institucional.

Tendencias del teatro actual
El teatro de compañías institucionales
El Centro Dramático Nacional o la Compañía de Teatro Clásico realizan montajes de obras consagradas y contribuyen a difundir el patrimonio teatral histórico.
El teatro comercial
Continúa la tradición de la comedia burguesa.
El teatro de humor
Sigue cosechando éxitos con nuevas fórmulas: monólogos cómicos, comedias mudas, etc.
Los nuevos autores
Destaca la presencia de mujeres dramaturgas.
La abundancia de grupos teatrales
Sobreviven en difíciles condiciones, representando obras de autores poco conocidos en salas pequeñas.
El teatro musical
Poco habitual en España, pero hoy en día tiene un gran éxito. Se adaptan obras internacionales como Cats, o se crean obras propias como Hoy no me puedo levantar.