La narrativa desde los años 70 a nuestros días

INTRODUCCION

En 1975, la muerte del general Francisco Franco supone el final de la dictadura y la restauración de la democracia.

Durante esta época la literatura en lengua española se abre nuevamente al mundo y conecta con el vertiginoso cambio que está provocando la sociedad de la información.

Tendencias de la novela de 1970 a la actualidad

Desde 1970 a la actualidad, el panorama de la novela española se hace más complejo debido a hechos como la publicación en España de obras censuradas y editadas en el extranjero, la aparición en su integridad de textos antes inéditos o mutilados, la recuperación de la narrativa de los exiliados y la traducción de obras extranjeras antes prohibidas.

En un primer momento, con motivo de los primeros años de la Democracia, se produce un auge de la novela política, aunque en seguida aparecen ejemplos de todos los temas y tendencias narrativas.

La existencia de esta diversidad de temas se debe a la coexistencia de distintas generaciones de escritores: la del 36 (Miguel Delibes), la del 50 (Juan Goytisolo), la del 68 (Eduardo Mendoza) y los novelistas de los 80, entre quienes destacan varios autores como Rosa Montero, Arturo Pérez- Reverte y Julio Llamazares.

Actualmente, el panorama narrativo presenta una enorme variedad de temas y una gran calidad formal, lo que unido a la escasa perspectiva temporal hace muy difícil describir el paisaje novelesco y establecer tendencias unificadoras.

-Principales tendencias actuales:

· Metanovela: consiste en incluir la propia narración como centro de atención del relato. El narrador no esconde los procesos creativos y provoca que la novela se mire a sí misma (novela especular), pudiendo apreciarse en el texto narrativo no solo el resultado final, sino también el camino que ha llevado hasta él.

Ejemplo de novela de este tipo: Fabián, de José María Vaz de Soto.

· Novela poemática o lírica: aspira a convertirse en un texto creativo autónomo y difuminar las fronteras con el género lírico. Es de claro tono subjetivo y tiende a la concentración máxima. En este tipo de obras no existe imitación de la realidad y los personajes suelen ser misteriosos. Abundan el elemento onírico (relativo a los sueños) y las referencias a mitos y símbolos.

Ejemplo de novela de este tipo: Los santos inocentes, de Miguel Delibes.

· Novela histórica: plantea la recuperación de hechos históricos pasados desde distintos puntos de vista, como la fabulación imaginaria del pasado o la proyección del pasado sobre el presente.

Ejemplos de novelas de este tipo:

Edad Media El manuscrito carmesí, de Antonio Gala.

Siglo de Oro El hereje, de Miguel Delibes.

Siglo XIX Cabo de Trafalgar, de Arturo Pérez-Reverte.

Siglo XX La verdad sobre el caso Savolta, de Eduardo Mendoza.

Guerra Civil Soldados de Salamina, de Javier Cercas.

· Novela de intriga y novela negra: potencian la intriga por medio de esquemas policíacos y otros procedimientos de la novela negra. Su auge se debió al gran éxito de El nombre de la Rosa, de Umberto Eco, en la que se combinan lo intelectual, lo histórico y lo policíaco. En esta línea ya se encontraba La verdad sobre el caso Savolta.

Principales novelistas de la actualidad

· Felipe Benítez Reyes. Se dedica a la poesía, a la crítica y a la narrativa. Ha obtenido prestigiosos premios poéticos (como Nacional de Poesía). Sus novelas han deslumbrado en el panorama narrativo actual. Colabora habitualmente en la prensa andaluza.

Es uno de los novelistas de referencia en la actualidad. La propiedad del paraíso es una de sus mejores obras, y un claro ejemplo de novela poemática, aunque su prestigio como narrador le llegó por su obra Humo, cuyo mayor mérito es el dominio del lenguaje. Además ha escrito un libro de relatos cortos titulado Un mundo peligroso.

· Antonio Muñoz Molina. Ha obtenido algunos prestigiosos premios de narrativa: de la Crítica y Nacional de Literatura. El Premio Planeta se lo debe a su mejor novela El jinete polaco. En 1995 se convirtió en el miembro más joven de la Real Academia Española de la Lengua. Escribe habitualmente en diversos medios de comunicación.

El invierno en Lisboa y Beltenebros, sus dos primeras obras, que se encuentran dentro de la novela negra o de intriga, le supusieron un amplio reconocimiento. Pero después, en El jinete polaco, desaparece la intriga policíaca para dejar paso a una novela rica, compleja y tendente a lo autobiográfico. Publica también una interesante colección de cuentos: Nada del otro mundo. Con Plenilunio vuelve al ámbito de la novela negra, abandonando lo autobiográfico. Además, escribe novelas cortas como Carlota Fainberg y En ausencia de Blanca. Su obra Sefarad supone una recuperación de historias de destierros y desarraigos acontecidos durante el siglo xx.

· Javier Marías. Su obra ha sido traducida a distintos idiomas y ha obtenido varios premios literarios tanto en España como en el extranjero, entre ellos el Premio Herralde de Novela y el Premio de la Crítica. Como traductor ha recibido el Premio Nacional de Traducción. Colabora habitualmente como articulista en varios periódicos.

Su narrativa se inició bajo la influencia de la cultura de masas, el cine y la novela negra. Corazón tan blanco presenta los temas más característicos del autor: el azar, que juega con los individuos de un mundo marcado por la muerte, el amor, las amistades, las traiciones y las lealtades. En Negra espalda del tiempo, plantea cómo toda narración convierte un hecho en ficticio, pues constituye la visión del que narra. De esta manera, la literatura llega a ser más convincente que la realidad y, por ello, muchas veces el lector confunde al narrador con el autor, ya que le atribuye a uno experiencias del otro.

· Otros novelistas actuales que caben destacar son Luis Landero, Arturo Pérez-Reverte, Carlos Ruiz Zafón, Almudena Grandes, Espido Freire y Javier Cercas, entre otros.